miércoles, 22 de diciembre de 2010

El Heredero Dormido. Autora L. H. Moon


Hoy nos volvemos a reencontrar en un 24 de diciembre, y como lo prometido es deuda…

Desde el otro lado del atlántico en un día tan memorable y a las puertas de otra noche buena tenemos el privilegio de contar en primicia con la visita de una autora cabal y muy capaz. Y por comenzar con algo muy especial, es en este humilde blog donde ella ha decidido entregar la mayor concesión que un autor puede aportar, son las inconfundibles señales, las únicas siglas que nos hacen enteros y de una sola pieza ante nuestro alrededor, su verdadera identidad.

Ahora sí. Pero mejor que mis palabras son las suyas.

Adelante. Pasen y acomódense

De entre tantas otras, y por citar a algunas, las consagradas autoras de las sagas de Harry Potter y de Crepúsculo han roto con el prejuicio de que un best seller del género fantástico debe ser escrito por un hombre. Es por ello por lo que en el largo camino que aun me queda por recorrer en este amplio bastión del mundo de las letras donde mi punto de partida comenzó como el de una simple autora novel enmascarada, que anhele tanto deshacerme de aquellos fantasmas y me plantee de una vez por todas el enfrentarme cara a cara con la eterna cuestión, y sin querer lapidar mi integridad moral, hoy digo basta, hoy me acojo a la honestidad como la senda más justa para ser fiel a mis principios en esa necesidad interna de un deseo que me hiere, sea pues que en este preciso instante es cuando resuelvo y redimo mis propios temores, es aquí y ahora cuando decidido no esconderme únicamente detrás de un seudónimo; aunque, no obstante, seguiré firmando mis obras como L. H. Moon.

Bien, ¿qué más puedo contaros…? Intentare narrar mi propia historia dentro de un cierto orden hasta donde la memoria me alcance. Comenzaré por el principio, pero no sin antes aclarar con cierta satisfacción que no me ha quedado otra alternativa ante la continua insistencia de nuestro Iñaki en su empeño hasta conseguir que me vaciara entera en cierta medida, de ahí que exprese que ha sido como una liberación – ahora bien, seguid un pequeño consejo, tened mucho cuidado con un tal Iñaki jajaja para no caer en sus cariñosas trampas puesto que es fácil sucumbir a ese ímpetu que siempre le acompaña por querer sacar de los demás un poquito más de sí mismos para que no seamos solo hojas y palabras, pero en verdad ¿Quién se puede negar a jugar a tales travesuras?--

Mi nombre es Liliana Hilda Luna y nací en la provincia de Buenos Aires en la Argentina un 23 de Noviembre de 1954 y soy hija única. Mis raíces y mis orígenes están arraigados profundamente a la humildad en la que acuñaron mis progenitores sobre su exquisita existencia en un hogar entrañable y sencillo en el que crecí a mitad de camino entre una madre ama de casa que sufrió todos los desvelos posibles por el amor de una hija y un padre que nos mimo y nos procuro sustento con su oficio de contador público.

Cuando estuve en la escuela secundaria (para vosotros la preuniversitaria), no me gustaba salir durante las vacaciones de invierno, pues siempre detesté el frío y la lluvia (salvo verla caer detrás de una ventana en una habitación con calefacción) Fue esa la época en que disfruté del tiempo libre comenzando a escribir.

Mis novelas infanto-juveniles no pasaban de las cien hojas y siempre en la línea de la aventura y lo romántico (piratas, vaqueros norteamericanos, reyes, etc.) Pero sólo tomaba esa actividad como un pasatiempo, igual que dibujar y pintar. Porque esta es mi otra locura. Estudié dibujos animados para la publicidad por correspondencia en Continental School sólo porque me gustaba, en aquella época era muy costoso hacer una película con animación en la Argentina, y no estaba muy desarrollada la producción de ese tipo de cine.

Escribía mis libros a mano y los pasaba a máquina practicando mecanografía. También los ilustraba y los encuadernaba artesanalmente. Pero no le daba gran importancia a mi creación. Sólo mi padre la valoraba. Un día me dijo si quería que los hicieran editar, pues tenía un compañero en el banco donde trabajaba que era yerno del dueño de una editorial, y yo le respondí que no.

Luego ingresé a la Universidad Nacional de Buenos Aires para estudiar Ciencias Económicas; quería ser contadora igual que mi papá (toda mi familia está plagada de contadores y abogados) Mi padre me sugirió que recapacitara, pues iría de contramano con las materias principales de esa carrera dado que había seguido en la “preu” bachillerato con orientación pedagógica, y no comercial como hubiera sido adecuado.

Una hija única como yo no se rinde, y continué la carrera con mucha, pero con mucha ayuda de mi padre, hasta que falleció cuando apenas me faltaban nueve materias para graduarme. Pero sin su auxilio y teniendo que trabajar, me resultó imposible continuar y la abandoné. En verdad me involucré con las Ciencias Económicas por ser rentable e igual a los de mi familia, pero era consciente de no tener esa vocación.

Trabajé en el Banco Shaw, luego en La Banca Nationale del Lavoro (ambos ya no existen) Después, me casé a los treinta y seis años, y preferí un lugar laboral cercano a mi domicilio, ingresando así, como empleada administrativa en el Hospital Israelita (quedaba a 14 cuadras de mi casa)

Al iniciar mi matrimonio tiré a la basura todo lo que había escrito, quería ser pronto mamá y comenzaba una nueva vida en la que no tendría tiempo para escribir y pintar. Pero, cuando mi marido se entero de que exilie por siempre mis aficiones se enojó arduamente. El era otro que también valoraba mi humilde obra.

Siempre me encantó escribir y dibujar, ¡me apasiona! Pero creo que mi autoestima estaba algo baja y ser novelista era algo raro en mi entorno. Probablemente eso me cohibía.

Actualmente no trabajo, y mi esposo me alentó para que volviera a escribir, y además financió la publicación de mi primera novela El Heredero Dormido. Como comprobarás, esto de escribir es algo que me ha tomado por sorpresa, algo no planeado. Algo que sometía inconscientemente pero que tarde o temprano tendría que volver a asomar

Mi marido Marcelino y mi hijo David Ariel son los grandes amores de mi vida.

Actualmente estoy escribiendo una novela súper romántica para adolescentes y jóvenes. Se llamará Un Bolche en mi Corazón y transcurrirá en la vasta tierra de Rusia, en el tiempo del último zar y de la revolución bolchevique. Si bien tendrá pasajes simpáticos para desdramatizar un poco y no aburrir, será para llorar bastante. Al menos eso pienso por el momento, tal vez sobre la marcha decida otra cosa.

Me he metido en un laberinto de madre mía con este nuevo proyecto, pues el argumento transcurre, en su mayor parte, dentro del Palacio de Invierno de San Petersburgo y he extraído información de su interior y de cada integrante de la familia real con gran lujo de detalle. Vincularé personajes de ficción con los que fueron reales e históricos. Y mostraré los pros y los contras de las distintas variantes políticas, procurando no involucrarme con ninguna. Sólo lo aprovecharé para dar realismo al argumento.

Los tiempos del último zar Fueron instantáneas salvajes, brutales e inadmisibles que de algún modo debían estallar y cuando al fin sucedió, como es de costumbre, los cambios se fueron al otro extremo. Pero a este futuro libro le corresponde otro lugar y otro momento si es que soy capaz de armar tal rompecabezas jajaja

En cuanto a los autores y a los libros que de alguna manera me han formado y me han seducido con diferencia hasta el día de hoy se podrían enumerar en el siguiente orden

Gustavo Adolfo Bécquer - Rimas - Leyendas
William Shakespeare – Romeo y Julieta
León Tolstoi – La Guerra y la Paz - Ana Karenina
Graham Phillips – Robin Hood
Walter Scott - El Talismán – Ivanhoe
Charlotte Brontë – Jeane Eyre
Emily Brontë – Cunbres Borrascosas
Jane Austen – Orgullo y Prejuicio
Louisa May Alcote –La saga de Mujercitas
C. S. Lewis – La saga de Las Crónicas de Narnia
Poldy Bird – Cuentos para Verónica
Isabel Allende – La Casa de los Espíritus
Daniel Still - Zoya
Stephenie Meyer – Toda la saga de Crepúsculo

Como habréis podido apreciar, la mayoría son juveniles, de aventuras o románticos.

Mi otra pasión es el amor por el cine y muy concretamente me suelo abrazar muy emotivamente a todas las películas de animación, especialmente a las de Disney (La Bella Durmiente y La Espada en la Piedra son mis favoritas), creo que por ellas y la herencia de mi madre, me gusta dibujar y pintar. Cuando tiré mis viejas novelas, también doné mis cuadros en óleo al Ejército de Salvación que queda a una cuadra de mi casa y los vendieron en una feria de recaudación de fondos para un geriátrico.

Creo que ya agoté todo cuanto tenía por decir sobre mí misma.

Un gran saludo
Liliana Hilda Luna (L. H. Moon)

A continuación os dejamos los venditos y siempre buscados enlaces de las tiendas virtuales donde podréis hallar esta magnífica narrativa de aventuras medievales que han de ser como unas navidades para cada uno de los días que nos anudan y en la que tejemos esa vida que nos ha sido concedida:

En Lulu.com con el 30% de descuento

También se exhibe en Google y pronto también en Barnes.

Me acompañas en una inmersión de fantasía por donde la imaginación nos va anclando entre emocionantes conquistas de traiciones y amores de otros tiempos que fueron las semillas de cuando éramos enanos y en ocasiones quedábamos encarcelados por la angustia al ser arremetidos involuntariamente contra las pesadillas, pero menos mal que nos llegaban otros titanes al volver a soñar, y anhelantes esperábamos ser rescatados por nuestros imaginados héroes de cada una de las islas más negras de aquellos arrecifes recién afilados para ser llevados a otros palacios flotantes a lomos de unos caballitos de mar hacia los corales de amatistas donde una llave dorada encajada sobre nuestro diario personal aun sigue siendo la cadena indivisible y etérea que une nuestras edades como el más apreciado de los tesoros.

Y a renglón seguido nos sumergimos en los dos primeros capítulos para redescubrir y recordar lo que una vez fuimos. Y sea que en estas horas que ahora nos otorgamos nos puedan ayudar a reflexionar hasta donde nos queramos acercar sobre un mañana que espera paciente un único camino en la senda de la estela que tus pasos decidan emprender.

Os recomiendo encarecidamente acudir a este enlace antes de iniciar la lectura de los dos siguientes capítulos porque es como para no perderse un magnifico Booktrailer sugerentemente adornado para la ocasión sobre un hermoso montaje con unos gráficos artesanales acompasados de una increíble melodía que marca los ritmos en la espera entre la antesala y unas respiraciones contenidas desde las filas de vuestras butacas frente a un teatro que se ha de abrir bajo otra percepción a través de sus imágenes en un escenario creado solo para vosotros en YOTUBE; digamos que sería algo así como hornear el pavo de acción de gracia sin sus especias de siempre ¿Tu te lo comerías? Yo te aseguro que no le hincarías el diente a tan triste manjar, no seas perezoso y sazónate a gusto sea pues tanto tu guiso y tanto aun más tu imaginación.

http://www.youtube.com/watch?v=RG6t2DhQ5tQ


SINTAXIS DE LA OBRA.

El Heredero Dormido
L. H. Moon

Un príncipe medieval es maldecido pero, al revés de lo que sucede en todo cuento de hadas, el beso de su gran amor no romperá el hechizo, sino que lo matará, y todo esto lo descubre a los diecisiete años de edad.

Novela fantástica con destellos del género de caballería. Inicia con un lenguaje simple, casi infantil, por tratarse de la continuación de un cuento que sí lo es; La Bella Durmiente.

EL comienzo es la transición a lo que luego continuará como un libro apropiado para lectores mayores de 11años y de ambos sexos pues, si bien hay una fuerte connotación romántica, coexisten: el misterio, las intrigas y mucha acción (Cacerías maravillosas, guerras entre reinos, rudos torneos y batallas espirituales)

Y sin más preámbulo entre redobles de tambores ya llegó la hora de dar comienzo a la función.

Adelante. Pasen y acomódense.

1
El
Heredero
Dormido

L. H. Moon
INTERNATIONAL WINDMILLS EDITIONS
CALIFORNIA - USA - 2010


La dedicatoria y agradecimiento
por tanta paciencia y aliento son para:
mi consorte, mi hijo y mi amiga,
que corrigió esta obra

2
I. Boda, coronación y peligro


Había una vez, hace muchísimos años, quizás en los albores de la
edad media, dos reinos vecinos constituidos como los más grandes del
mundo conocido hasta entonces.
Sus monarcas abdicaron voluntariamente a favor de los hijos. Y
cuando estos, el Príncipe Felipe y la Princesa Aurora se casaron, también
fueron coronados para gobernar aquellas vastísimas tierras resultantes de tan
feliz fusión.
Una numerosa orquesta, famosos trovadores, malabaristas y bufones
animaban la celebración. Junto a tres largas mesas atiborradas de manjares y
ubicadas en U, se acomodaban los allegados a la soberana familia, que
lógicamente ocupaba la cabecera.
Y desde lo alto de un palco preferencial, las tres hadas madrinas
contemplaban satisfechas el enorme salón de baile, donde el flamante
matrimonio real danzaba en medio de la muchedumbre, ajeno a toda rigidez
protocolar. Pero, ya nadie las recordaba por sus nombres, ahora las apodaban
según el color de sus vestidos.
— Expulsada Maléfica, probamos nuestra supremacía –se regocijó
Carmín- y controlaremos el reino por mucho…
— ¿Tiempo? -interrogó Esmeralda, aguardando en vano el fin de la
frase. Y siguiendo el curso de su mirada, no menos turbada, exclamó- ¡Oh,
no! ¡Otra vez no!
— ¿Qué habéis visto: un espectro? –ironizó Azul, pero al comprobar
que tras las columnas se desplazaba sigilosamente una silueta delgada,
alarmada mas no acobardada, determinó- ¡No, por supuesto que
no! Le impediremos cualquier patraña ¡Indaguemos qué se propone!
El Heredero Dormido


3
Y empequeñeciéndose cual luciérnagas, volaron tras ella con mayor
sigilo aún.
— ¿Te has enterado Estéfano? –preguntó el bajo y obeso padre del
Rey Felipe- La romántica historia de nuestros hijos, de boca en boca recorrió
la tierra. Por doquier la conocen como “la Bella Durmiente del Bosque”.
— Lo sabía Humberto, lo sabía. –respondió su consuegro, que era
alto y delgado- Aunque nadie imaginó que les cederíamos los tronos, advertí
ciertos aportes regionales que la enriquecieron, no obstante no ser verdad.
— ¡Cierto! Ninguno sospechó que junto con la boda se celebraría la
coronación… Mas todas las versiones concluyen diciendo: “Y vivieron
felices para siempre” –hizo notar Humberto, mientras las esposas de ambos,
Premura y Prudencia, emocionadas enjugaban sus lagrimas.
— Tampoco eso será verdad –masculló sin dudar la silueta oscura y
escuálida, pero sin salir del sector umbroso que había tras las columnas,
donde el resplandor de las antorchas apenas llegaba.
Sorprendiéndola, las lucecitas roja, azul y verde le revolotearon
alrededor, y la redujeron a su mismo tamaño.
— Queremos hablar contigo, pero discretamente, ven -le comunicó
Azul, tironeándola para que volara.
— ¡Gehena! ¿Que haces aquí, tú, un hada de las sombras? – dijo
Esmeralda, enérgica, una vez que la trasladaron a lo alto de una enorme
araña de hierro que pendía del techo, colmada de gruesas velas encendidas.
— ¡Sí! Justamente en una fiesta a la cual jamás te hubieran invitado
–chilló Carmín, aunque sus voces nadie más que ellas las escuchaban, porque
también habían disminuido.
L. H. Moon


4
— Sé que no soy bienvenida, y no me importa. Estoy inspeccionando
el reino que será mío –declaró la intrusa.
— ¿Y pretendes el más grande? -ironizó Esmeralda
— ¡Jamás lo lograrás! –la menoscabó Azul- Hemos marcado el
territorio y no podrás contra nosotras.
— Invocando los poderes de Lucifer, Maléfica mutó en dragón,
¡mas la vencimos! –le enrostró Esmeralda.
— Sí, tengo una jerarquía inferior, pero vosotras seréis humilladas
cuando él apruebe mi propuesta, pues os superaré y respaldaré a la hechicera
reinante.
— ¿No la suplantará otra hada? ¿Quién pretendería ese trono? –dijo
Carmín, buscando más información y soslayando las agresiones- En aquel
territorio no hay súbditos humanos, todos son demonios, y tampoco ha
dejado discípulos…
— ¡Hay una heredera! Por ahora ignora tal privilegio y su futuro de
bruja, pero pronto será la peor de todas… y desde nuestro reino someteremos
al que vosotras intentáis proteger ¿Me habéis comprendido, grotescas
criaturas? -anunció la inicua, concluyendo con una escalofriante carcajada
que las consternó en un principio, pero luego las sublevó.
— ¡No te burles, tonta arrogante! -gritó Azul, dejando con su varita
una brillante estela de colores en el aire.
— Solamente deliras, y continuarás siendo un ser inferior –le auguró
Esmeralda, provocando también nubes mágicas.
— ¡Esto siempre será nuestro! -insistió Carmín, y con su virtuosa
arma llegó a los mismos fulgores que sus pares.
El Heredero Dormido


5
— ¡Vete de aquí ahora! –le ordenaron a una voz, y en un desparramo
cromático de luces sobrenaturales la esfumaron.
La discreción deseada se transformó en una explosión de polvos
encantados que saltaban de la araña cual fuegos artificiales. Y nadie
sospechó la gravedad de cuanto sucedía.
— ¡Qué sensacional espectáculo! –exclamó Felipe, maravillado sin
dejar de bailar.
— ¡Picaruelas! Ha de ser una ocurrencia de mis buenas haditas, que
nos quieren agasajar –intuyó Aurora. Y todos los demás disfrutaron y
aplaudieron, porque también así lo creían.
L. H. Moon


6
II. Gema, la heredera incauta


Luego de una larga jornada viajando a lomo de burro por
placenteros caminos, Gema dejaba atrás pintorescas montañas nimbadas de
nubes, rumorosos manantiales, melodiosas aves, coloridas y perfumadas
flores.
Cuando el sol se ponía y el crepúsculo enrojecía el cielo, llegó al
límite dónde comenzaba el reino habitado por los espíritus del mal. Por
supuesto que ella desconocía este último detalle, pero el animal se empacó.
Desconfiado husmeó el aire, y con ojos inquietos escudriñó palmo a palmo
su entorno.
La sequía agrietaba la tierra, plantas espinosas y árboles sin vida
apenas se mantenían erguidos. Todo respiraba a muerte, hasta el silencio era
turbador, y nada lo quebraba; ni el aleteo de un pájaro, ni el zumbido de un
insecto.
— ¡Arre, arre! No te detengas burrito, que ya estamos en la frontera
y falta poco para llegar –con voz lastimera la joven le palmeaba el cuello y
lograba convencerlo. Lentamente y con cautela continuó avanzando, hasta
que brillantes globos transparentes y de tenues colores, se elevaron por detrás
de una marchita enramada.
El asno volvió a detenerse acechado por las redondas apariciones,
que multiplicándose como plaga se acercaban para inspeccionar. Y al
sentarse aquél súbitamente, hizo que la desprevenida muchacha resbalara y
rebotara un par de veces su trasero en el polvoriento suelo.
— ¡No seas miedoso, sólo son pompas de jabón! ¿Qué daño pueden
hacerte? –comprobando que eran de balde sus ruegos se incorporó, lo sujetó
El Heredero Dormido


7
por las riendas, y regañó a su hocico - ¡Terco, cabeza dura, burro, más que
burro! ¿Qué pretendes? ¿Acaso quieres que la noche nos encuentre aquí?
Pero abriendo muy grande los ojos, como espantado por un
fantasma, el jumento se levantó. Lejos de obedecerle giró hacia el lado
opuesto arrastrándola por tierra nuevamente, y liberándose huyó dando
coces y rebuznos.
— ¡Vuelve aquí, te lo ordeno! ¡Ven, no me dejes…! – poniéndose de
pie, lo llamó por última vez poniéndose de pie.
Resignada se sacudió la ropa, colgó del hombro la mochila que
estaba caída, abrazó a su muñeca de trapo, y por fin captó lo que tanto había
perturbado al pollino. Una carroza negra con seis caballos no menos oscuros
y un cochero esquelético, misteriosamente la estaban aguardando.
— ¿Y tú, de dónde has salido? ¿Cómo es que no te he visto llegar? –
preguntó extrañada la muchacha.
— Aquí todo sucede así, de modo especial. ¡Despreocúpate del
cuadrúpedo mal educado! Yo te llevaré a destino –ofreció el alto anciano
cadavérico y de voz gutural.
— Gracias, ¡qué oportuna es tu compañía! –respondió alegremente y
sin temor, impidiéndole su insensatez advertir el peligro.
Luego, los globos volaron hacia el trono del hada de la oscuridad,
deteniéndose en los escalones que le precedían, explotando y adoptando raras
formas. Esa multitud de seres que no superaban el metro y medio de estatura,
eran espíritus malignos, cuyas características particulares manifestaban la
iniquidad específica que ejercían.
L. H. Moon


8

Pero tres esferas quedaron a un lado del portón sin entrar al salón
real; eran las hadas de La Bella Durmiente, que mimetizadas espiaban los
planes que allí se tramaban.
— No nos mostraremos tal cual somos -dijo Carmín normalizándose,
pero reducida otra vez cual luciérnaga.
— Tampoco como globos -añadió Azul- y haciéndonos invisibles
nos descubrirán si deciden imitarnos
— ¿Y en qué nos transformaremos sin que sospechen? ¡Aquí no hay
vida natural! –cuestionó Esmeralda.
— En verdad no hay plantas ni animales, pero sí rocas –les advirtió
Carmín, y mediante su varita mágica, operó el cambio.
— ¡Es increíble! –exclamó una de las tres nuevas piedras, ubicadas a
las puertas del tétrico salón- ¡Regresó Maléfica!
— Jamás, y por ninguna razón, ha de conocerse este descubrimiento
en el reino que protegemos –determinó otra.
— ¡Por supuesto! En caso contrario nos creerán ineficientes, inútiles,
¡estúpidas…! –reconoció la tercera, pero pronto todas se silenciaron, pues el
cuervo que descansaba sobre el báculo de la malvada, presintiendo
anomalías voló por arriba de las tres piedras, retornando a su lugar una vez
constatada la inexistencia de peligro.
En cambio aquella nada sospechó, pues su asistente rondándola
servilmente la acaparó. Esta criatura escuchaba cuanto podía con cuatro
orejas, fisgoneaba todo con tres ojos, y por turno chismeaba con dos bocas,
aunque a veces, apasionada, se interrumpía tornándose incomprensible.
— ¡Cuéntame las noticias, Soplón! -interrogó el hada sombría- ¿Qué
opinas de tu futura monarca? ¡Ya, dime!
El Heredero Dormido


9

— Es tonta, ¡pero muy mucho! ¡Más de lo imaginable! El animal en
que viajaba la superaba en cerebro ¡Y eso que era un burro débil por la vejez,
el cansancio y el hambre!
— ¡Mm, qué bueno, eso es conveniente! -murmuró ella.
— Su asno enseguida nos reconoció como abalorios inteligentes, y la
muy boba nos confundió con pompas de jabón. Además, sin temor y radiante
de felicidad, ingresó a la carroza fantasmal que le enviaste. ¡Pronto ha de
llegar!
— ¿Entonces, no hubo complicaciones? –tranquilizándose al ver el
movimiento de cabeza conque su secretario se lo aseguraba, y suspirando
maravillada acotó- ¡No lo puedo creer! ¡Sí que es idiota…! Sin dudas nos
entenderemos.
— Mis orejas detectan un carro en el puente levadizo –avisó Soplón
por una boca, y con la otra vaticinó- ¡Es ella!
El cuervo no era más que un espectro, y voló hacia el alféizar de una
ventana regresando pronto a su dueña, confirmándoselo con chillidos que la
acústica multiplicaba.
— Entonces, cambiaré mi apariencia por una menos temible, aunque,
¡esta tonta nada advierte! –manifestó Maléfica disminuyendo la altísima
estatura, mudando su fiero rostro por el de una anciana inexpresiva, y
transformando el cornudo tocado en un simple bonete. Con la rapidez de un
parpadeo, volvió a ser la misma que el año anterior se había infiltrado en el
casamiento de la bella durmiente.
— ¡Oíd! Os anuncio la llegada de Gema, la absoluta heredera de este
reino –golpeando un gong comunicó el sujeto de aspecto sepulcral, que al
ingresar al salón monárquico, súbita e inexplicablemente trocó su uniforme
L. H. Moon


10

de cochero por una obscura túnica con capucha, y portó una segadora de
cuchilla corva enastada en un largo palo.
— ¡Sí, Guadaña! ¡Pronto, hazla pasar! –autorizó el hada tenebrosa,
aparentando respeto y esperándola de pie junto al trono como si se lo
estuviera lealmente reservando.
También la dañina muchedumbre, simulando honrarla le abrió paso,
a fin de que pudiera ascender al enorme sillón real. Pero al entrar la joven, y
luego de cohibirse ante la enormidad de la pétrea habitación, sólo extendió
tímidamente un documento a la anciana.
— Me llamo Gema y soy analfabeta, no obstante, quienes saben leer
aseguraron que fui citada para vivir aquí –rompiendo el silencio con pausada
vocecita- ¿Es eso cierto? Pues gasté mis escasos ahorros en la compra del
burro que me trajo, y para colmo de males se me escapó.
— ¡Eres muy bienvenida! –abrazándola, y con una mueca de alegría
que pronto desapareció de su faz- Me temo que estás algo desinformada. No
sólo vivirás aquí, sino que reinarás estas tierras, y algún día también muchas
más.
— ¡Entonces, era verdad! Cuando me lo dijeron no lo creí, imaginé
que se burlaban –pensó en voz alta, y cuestionó- ¿Cómo puede ocurrir esto?
Soy una simple campesina, y la familia que tuve también lo fue…
— Hace cuatro generaciones uno de tus ancestros ocupó esta silla,
y… –relató abriendo sorprendida los ojos, al ver que sentaba en ella a la
muñeca, colgando la mochila con mayor irreverencia en su respaldo- y con el
obsequio del trono, agradeció a un hada la sanidad que operó en su
primogénito moribundo. Por supuesto que aquella en principio lo rechazó,
¡más ante tanta insistencia…! No obstante, creímos correcto devolvértelo y
El Heredero Dormido


11

colaboraremos para que tu gestión sea óptima. ¡Verás que todo saldrá de
maravilla!
— ¡Nooo! Yo no sirvo para esto…-remoloneó
— ¡Sí, sí servirás!
— ¡Soy bruta e ignorante! –extendiendo sus miembros superiores
en un ordinario desperezo, para descontracturarse luego de su largo viaje-
¿Por qué no lo entiendes?
— ¡Claro que lo comprendo! -con resignada indignación reconoció
el hada, después de echar otra mirada al desacreditado sillón real, dónde
ahora la futura reina dejaba sus desvencijados y malolientes zapatos, sobre
los apoyabrazos- ¡Y continuamente lo estoy confirmando!
— Apenas me atrevería a mejorar el terreno; ¡que por cierto, está
demasiado abandonado! Cambiando el sistema de irrigación podría cultivar
algunas plantitas y…-sugirió, sin imaginar que su condición se debía a que
estaba maldito.
— ¡No, no y no! ¡Serás coronada y garantizo tu éxito! Hay diez de
esta multitud que te asistirán -y dirigiéndose a las extrañas criaturas,
determinó- ¡Despejad pronto los peldaños, quedando sólo la corte de los
peores!
— Aún siendo diez, ¿cómo podrán los peores ayudarme a gobernar?
-cuestionó confundida con su aire de imbecilidad, mientras todos obedecían
la orden.
— ¡Linda! Para ti serán los mejores, y para tus oponentes los peores;
¡los más temibles e implacables! -enfatizó para darle confianza, mas
cuidando de no asustarla comentó- Estos picarones hacen toda clase de
travesuras, pero además tienen su especialidad, ¡y créeme, en lo suyo son
L. H. Moon


12

excelentes! –luego, orientándose hacia los selectos demonios indicó-
Prominente séquito de la corona, animad a la heredera con vuestras proezas.
Así fue cómo, fingiendo ser divertidos, se fueron presentando luego
de que ella se sentara en un escalón:
— Puesto que soy Politeo, a falsos dioses promuevo.
— Y a sus imágenes reverencia, dice Renegón con insistencia.
— El nombre de mi Rival tomarás en vano, ¡yo lo decreto, como que
Impío me llamo!
— Aquí tienes a Profano el famoso, para olvidar el día de reposo
— Si deshonra de padres es el fin, ¡confía! Siempre contarás con
Ruin
— Por ser mi nombre Criminal, digo: ¡mata y vuelve a matar!
— ¡Adulterio, gran celebración! ¡Festeja con el desleal Felón!
— ¡Como Caco no hay igual, si la consigna es robar!
— Podrás a Falaz recurrir, al ser necesario mentir.
— Ambicioso será asistente muy confiable, para codiciar lo ajeno y
censurable.
A pesar de su simpleza, algo inquietaba a Gema. Renegón, paladín de la
rebelión idolátrica, parecía un tótem mitológico. Falaz, poseía cabeza de
serpiente con lengua bífida pronta para el engaño, y una tupida cola de zorro
que movía contento ante el éxito de sus trampas. Ambicioso, mostraba seis
fortachones brazos con los que detentaba cuanto apetecía. Y así, no obstante
procurar ser simpáticos, todos resultaban horrendos, pues su particular
maldad interna se manifestaba en su apariencia externa. También Gehena la
hacía dudar, porque sus gestos amables al hablar, tornaban a su pasmante
El Heredero Dormido


13

frialdad cuando concluía. Y ahora, hasta el nuevo atuendo de Guadaña le
causaba mala impresión.
— ¿Y ahora, qué opinas de tan magnífica exposición? -preguntó el
hada oscura, acercándose a la dispersa heredera- ¡Eh! ¿Qué sucede? ¿En qué
piensas?
— ¡Oh, perdóname! –se disculpó poniéndose de pie- ¿Escuché bien?
¿Estos diez están transgrediendo reglas?
— ¡Fantástico, lo has comprendido! ¿Ves que es fácil?
— Quisiera conocer al Artífice de las diez leyes a las que esta corte
se opone ¿Podríamos hacerlo venir? Así conversaríamos acerca de sus
errores… -propuso la bien intencionada ignorante, desconociendo que la ley
era perfecta y sus violadores, inicuos.
— ¿De sus qué? ¡Ya me fastidiaste! –exclamó enojada la anfitriona,
arrojando con su báculo la mochila y calzado del sillón- Primero profanas el
trono usándolo de perchero y ahora, en vez de reparar en quienes han de
sostenerte, te interesas precisamente en Aquel que aquí jamás nombramos.
El cuervo, asustado voló al hombro de su dueña y el asistente con
disimulo aconsejó: — ¡Cálmate y usa la magia, tú puedes impactarla!
— ¿Y este cúmulo de trapos, qué es? –crispada, alzaba la muñeca y
se le descongelaba el rostro.
— ¡No, con ella no! –suplicó acongojada
— ¿No crees estar grande para jugar con muñecas?
— Es más que eso, es mi única amiga, mi confidente y consuelo. Por
ser tonta y aburrida, todos me abandonan, pero, mi Mumi siempre sigue fiel.
—Esta cosa, ¿es “tu Mumi”? -dijo entre carcajadas.
L. H. Moon


14
— Soy huérfana, y no queriendo exagerar diciéndole mami, decidí
llamarla Mumi… Te ruego me la devuelvas -llorando con desconsuelo
— ¡Devuélvesela! –otra vez se entrometió su secretario por medio de
una boca, y con la otra le recordó- ¡Usa tus poderes!
— ¡Ya basta, deja de fastidiar tú también! –murmuró molesta por las
sugerencias que sonaban a órdenes, pero recapacitando, nuevamente en voz
baja determinó- Soplón, ¡entra en ella! Por un rato serás Mumi.
— ¿Qué? –preguntó él, desconcertado y al unísono, cuando vio que
arrojaba la muñeca al suelo.
— ¡Pronto, hazlo! –insistiendo fue obedecida, pero la muchacha no
lo advirtió, pues cubría con las manos su rostro bañado en lágrimas.
— ¡No! ¡No llores más! Ahí tienes a tu Mumi… -manifestó Politeo,
acercándose y simulando consolarla.
— ¡Mira, te la está devolviendo – también fingió Renegón, y en tanto
Gema se empeñaba en no llorar, la vio levantarse del suelo.
— ¡Mi Mumi! ¿Puedes andar? –preguntó restregándose los ojos, para
confirmar que cuanto sucedía era real.
— ¡Sí, aquí estoy! –le respondió la muñeca acercándose a ella para
abrazarla.
— ¡Eres tan lenta de entendimiento! ¡Compréndeme, yo soy tu hada
madrina, la protectora de este reino, y mi poder es superior al de cualquier
otra! Si logré que una muñeca hable, camine y te abrace… ¿Por qué no podré
ayudarte a gobernar estas tierras que por derecho te pertenecen? –dijo,
retorciendo el razonamiento de quien emocionada besaba y apretujaba a su
incondicional amiga de trapo.
El Heredero Dormido


15
— De acuerdo, pero… tu cuervo es feo. No quiero ese bicharraco en
mi corte. Me… me asusta. Prefiero un papagayo; tendría lindos colores y
sería más divertido.
— Bien, hágase así –ordenó el hada, tocando al ave espectral con su
báculo mágico, y obteniendo la transformación.
— ¡Qué bonito es! –exclamó la muchacha, aún más embobada por
la novedad.
— Ahora el cambio también ha de llegar a ti –hizo notar la anciana –
Esos andrajos no son dignos de una soberana
— Vísteme a tu gusto ¡Todo lo que haces es maravilloso!
Con otro movimiento de su encantado instrumento, la atavió
suntuosamente de negro, violeta y oro, y también hizo aparecer de la nada un
imponente espejo.
— ¡Es demasiado oscuro! –cuestionó observándose
— Es perfecto para tu rango, infunde seriedad y respeto –la macabra
diseñadora refutó concluyente.
— ¡Estás muy elegante! –añadió la muñeca.
— Si tú lo dices, Mumi, ¡pues, está bien! –aceptó la heredera
— Mi nombre es Gehena –mencionando el que ocultaba a Maléfica
cuando tomaba la apariencia de abuelita- Lo adoptarás para reinar. Con él ya
nadie habrá de burlarse, ni se atreverá a considerarte tonta o aburrida. Desde
hoy todo el mundo te honrará y hasta tendrá temor de ti.
— ¡Sí, sí, apruébalo! Ya es hora de que la suerte te sonría –otra vez
la convenció el diabólico juguete- Además, los nombres se oyen parecidos...
— Si así lo crees, lo apruebo también.
L. H. Moon


16
— Aún falta modificar algunas cosas. El hábito no hace al monje, tu
interior sigue igual –se apuró a decir el hada, aprovechando que la heredera
incauta tenía el “sí fácil”.
— ¡De acuerdo! ¡Cámbialo también! Lo dejo en tus manos, haz de
mi lo que te plazca.
Antes de que pudiera advertirlo, la cruel criatura entró en aquella
haciéndose invisible, y a través de una execrable posesión, se apropió de su
absoluto control. Las facciones de la ingenua Gema continuaron siendo las
mismas, pero el gesto de su boca se agrió, oscuras ojeras ensombrecieron su
mirada ahora irascible, y la maléfica bruja Gehena, de inmediato se puso en
acción
— Soplón, deja de ser Mumi, abandona esos trapos, y tú, papagayo,
vuélvete cuervo -ordenó, mas arrepintiéndose de su última decisión, corrigió-
¡No, no! Un cuervo hará recordar a Maléfica, y no puedo permitir ni una sola
sospecha. Mejor te transformaré en búho y nadie descubrirá mi secreto. ¡Sí,
sí! Conviértete en búho.
Y todo sucedió conforme a su voluntad, en tanto, el chofer y
mayordomo se acercaba para felicitarla por sus progresos: —Mis más
sinceras congratulaciones. Has legitimado tu reinado por otras cuatro
generaciones.
— Cuando mi plan alcance su cumplimiento final, he de gobernar
para siempre en estas tierras y también en muchas más. ¡Sojuzgaré a un
imperio! ¿Y por qué no al mundo? –hizo saber Gehena, tomando una tiara
del cofre que él le extendía, y coronándose a sí misma añadió con gran
placer- ¡La muy tonta me autorizó todo!
El Heredero Dormido


17
Con el violento agitar de su cetro mágico, creó una hoguera en medio
del salón, quemando en ella las pertenencias de su víctima, y en torno a la
cual la honraron danzando los espíritus del mal. Finalmente, con gran
fruición y solemnidad, se sentó en el trono, disponiéndose a contemplar la
celebración. Y nunca advirtió que tres piedrecillas rodaban misteriosamente,
aumentando su velocidad hasta salir de los límites del maldito reino, dónde
Carmín, Esmeralda y Azul recobraron el aspecto habitual de hadas.
L. H. Moon

Inscrito en el registro de la propiedad intelectual. Todos los derechos reservados.
Liliana Hilda Luna (L. H. Moon)


jueves, 25 de noviembre de 2010

Nota desde Asia. Mi tercera patria.


He de ausentarme hasta un 24 de diciembre de 2010.

Es el tiempo, el vendito tiempo, ese alguien que siempre nos ocupa y nos encoge la vida que pasa y a retazos la vemos transcurrir consumiendo anhelos y sueños que son bocetos incrustados a un deseo de querer estar presentes sobre el espacio que ocupamos.

Todo importa. Importa vuestra presencia. Importa vuestra lealtad.

En un 24 de diciembre a las puertas de otra noche buena os prometo traer hasta aquí a una autora que cautiva con su naturalidad y su frescura innata e intacta.

Contaremos con la presencia de una argentina cabal y muy capaz que se ha forjado a sí misma. Una autora sencilla, escueta y humilde donde las haya, incluso es tacaña para con las palabras hacia su persona. Ella nunca alza su voz interna, siempre se califica de autora principiante en su máxima personal, pero yo estoy en desacuerdo con esta expresión, la realidad es otra; en mi pobre entender traspasa de sobras el umbral de ser algo más que una aprendiz de autora. Sabe enfocar una historia, darle vida, recrear el ambiente necesario en el que nos atrapa; está bien documentada, inclusive hasta la jerga empleada nos introduce en la trama sin darnos cuenta a través de descripciones atentas bien meditadas que seducen y en la que nos acompaña sutilmente a través de un cuento con una entrañable obra de ficción. Un texto a renglón seguido con un estilo nuevo, diferente a lo habitual y sugerente con un inagotable caudal imaginativo al que envidio y para el que más de uno querríamos en una narrativa que se sucede constante como en caída libre hacia un torrente de cascadas a través de un sinfín de pasajes muy elaborados y cuidados que nos sumergen en otra época donde nos evoca sabrosos submundos en los que todos hemos estado alguna vez y a los que no dudaremos ni un instante en volver.
Con ella y en ella seremos grandes y seremos pequeños, seremos aquello que en su justo momento necesitemos y sepamos ver.

Y ahora desde este Asia a estas horas de una madrugada herida que al fin muere en la breve espera de un crepúsculo que cierra otro circulo, os quiero contagiar de un pensamiento que llega y se queda en mis labios trémulos ante la brisa y este paisaje de paramo verde agua marina que arrecia húmedo y exuberante hasta cuando me alcanza y se me abraza acariciando una silueta huida, es de poco a poco que me envuelve entre una visión idílica y vuestro tierno recuerdo.

A todos vosotros y a una autora junto con su obra que ha nacido para endulzar un poco más a este cosmos de la palabra.

Hoy os deseo tener en mi memoria para bautizarme de nuevo sobre estas aturquesadas aguas que para vosotros quiero. Y me las he de llevar puestas sobre los ojos hasta un mediterráneo donde las habré de soltar como a una estrella fugaz caída sobre el firmamento de una imaginación tan fascinante como para beberla y mecerse con ella de forma errante.
Fresas azules con macacos y elefantes de contornos tan exuberantes como las vistas de la bahía de Pan Angha que frente a mí se abre y se crece desde esta magnífica isla de Phuket que capitanea a sus discípulos de norte a sur desde Pantong hasta Krabi con sus innumerables lunas que son las que más brillan, Phi Phi y Vi Khao Tapoo entre tantas otras que son las que enamoran durante este ocaso que acontece en otro amanecer.

Gracias a todos vosotros por estar siempre. Perdonar estas ausencias ocasionales tan necesarias.

Hasta un 24 de diciembre de 2010 este el mejor obsequio que os puedo entregar. Y aunque el tiempo nos devora y nos demora los pasos, yo sin vosotros no quiero caminar.

Atentamente.
Iñaki Rd.

lunes, 1 de noviembre de 2010

LAS SECTAS DE LA MADRE SECTA.



Resulta curioso cómo la sociedad globalizada en su cultura de expoliación planetaria, ha encauzado el significado de la palabra Secta, hacia el atribuirle connotaciones totalmente destructivas. Cuando escuchamos tal palabra, resulta fácil visualizar grupos de gente en éxtasis psicodélicos a punto del suicidio colectivo tras orgías de sexo. La televisión y la publicidad al respecto han hecho su trabajo, y enfocada a situaciones impactantes propias de prensa amarilla, que desgraciadamente son de las que rinden más beneficios económicos en el mundo, lograron programarnos hacia tal perspectiva. Pero, ¿qué puede ser en realidad aquello llamado Secta?...

Según Wikipedia:

“Una secta es un grupo que tiene un alto grado de tensión con la sociedad circundante, pero su creencia es nueva e innovadora. Originalmente es un término usado para referirse a comunidades filosóficas, religiosas o políticas, que a través de sus enseñanzas o sus ritos han roto con su comunidad de origen. Desde el punto de vista sociológico, es un grupo de personas con afinidades comunes (culturales, religiosas, políticas, esotéricas, etc). Como una de las posibles acepciones del término tiene connotaciones negativas, se ha sugerido el de nuevos movimientos religiosos.”

¿Rompieron Jesús y sus apóstoles con la sociedad circundante?... Jesús y sus apóstoles eran una secta, y así, la iglesia católica y sus derivadas, no podrán eximirse de ser llamadas sectas, pues de Sectas proceden… Claro que con el tiempo, quienes lograron colocarse en las altas esferas de la sociedad circundante y dominante, se convirtieron en la Madre de todas las Sectas. Así, políticos, economistas, empresarios, y religiosos de altos niveles, se convirtieron en la mayoría Sectaria que desde su posición privilegiada se atribuye el derecho de juzgar a todo lo que dentro de su dominio acontece, para pasar tales estratos poderosos, de ser Sectas en su funcionamiento principal, a los jueces que juzgan como sectas, a todo lo que dentro de sus estructuras tendrían como aspecto principal y en su contra, el crear tensión o disociación de sus dominios sectarios y dogmáticos, sean políticos, religiosos, o técnicos económicos y estructurales del rumbo evolutivo humano.
¿Creó tensión el Che Guevara con la sociedad capitalista?... Los revolucionarios ideológicos con sus impulsos evolutivos se convirtieron en secta, tal como Jesús y sus apóstoles fueron los grandes revolucionarios de su época, y de ahí que fuesen perseguidos y crucificados…
¿Crean tensión las Maras o pandillas de ladrones?... Curiosamente, como tales formas de aberración humana participa apoyando al sistema Sectario principal, no son consideradas sectas, pues colaboran a mantener el sometimiento que por miedo, tiene la Madre de todas las sectas sobre quienes corren peligros de ser victimas de tales organizaciones, esta vez considerada delictivas. El gobierno Sectario tras bastidores que maneja las marionetas políticas y religiosas de poder, no considera sectas a tales actividades ya que no tienen intenciones separativas de sus dominios. Los ladrones, mafiosos, malhechores, contrabandistas, malversadores de fondos, estafadores políticos y de cuello blanco, al no intentan separarse de la Madre Secta no son considerados Sectas, pues no suponen peligro alguno para ella sino la oportunidad para nuestros “Amos”, para expresar una imagen salvadora y adherirnos más fielmente a sus dictámenes: ¡Acabaremos con la corrupción!... ¡Acabaremos con el terrorismo!... ¡Acabaremos con la drogadicción!… Y, ¿cuánto tiempo llevan diciendo lo mismo sin acabar con nada que no sea el planeta y nuestras libertades individuales?... La madre Secta es un bucle absurdo que necesita hacer promesas constantemente sin que tales sean nunca cumplidas en su totalidad, pues si así hiciesen, perderían toda imagen de salvadora y con ella, toda capacidad de dominación sobre la humanidad… Y curiosamente es esta aberración sistemática que nos gobierna persiguiendo el poder del anillo único para dominarnos a todos, que se considera digna de poder catalogar como sectas a todo aquello que no participe de sus fines o contra ellos sientan estar actuando.
Por tanto, la sociedad circundante llamará secta a todo aquello que libere de la sociedad circundante, de la Madre de todas las Sectas, y así, la frase de Jesús: LA VERDAD OS HARÁ LIBRE, se convierte en el grito revolucionario de las Sectas más peligrosas para la sociedad circundante, porque conociendo la Verdad, toda estructura gobernante es insostenible mediante la fuerza o el miedo, así permiten que tengamos una imagen inocua sobre las pequeñas sectas que le son propicias, para desprestigiar y acosar a todas aquellas que suponen semillas de Verdad que puedan desintegrar a la Madre de todas las Sectas, pues pretenden mantener su dominio y esclavización subjetiva expandiéndose sobre la humanidad por todo el planeta… Y esto lo podemos ver contestándonos: ¿Qué es más peligroso, una panda de ladrones o una Secta?... ¿Qué imagen te grabaron en la mente con sus medios de comunicación y programación de mentes en forma masiva?... ¿Te ha robado la radio del coche un sectario o un ladrón?... ¿Te ha despedido del trabajo un sectario o un explotador?... ¿Te explota Hacienda con sus impuestos o una secta?... ¿Quién te quiere explotar, el sistema o un Sectario tal como el sistema los considera?... ¿Dónde está entonces lo negativo o lo dañino en tu vida realmente?... ¿Por qué permites que deriven tus frustraciones a lo que no conoces realmente?...

Y con esto no se quiere decir que no existan grupos organizados que se salen de la sociedad para llevar a cabo proyectos aberrados hacia la destrucción del ser humano por ideales abstractos u oscuros, sino que dentro de aquello considerado normal por la sociedad, hay también destrucciones y aberraciones incluso en mayor grado, para considerarlas como algo normal y no destructivo, y nos escandalizamos cuando escuchamos la palabra Secta. Las aberraciones forman parte de las limitaciones del ser humano a ser depuradas en su evolución… De esta forma, sólo nos queda para se justos, que antes de juzgar la realidad o no de algo, apliquemos conscientemente la frase: POR SUS ACTOS LOS CONOCEREIS: Y ser aplicada tanto a los campos que permite y apoya la Madre de todas las Sectas, como en aquellos esta misma Secta considera como Sectas porque les suponen un inminente peligro, que puede llevarles a la pérdida de la Hegemonía planetaria que han venido adquiriendo y pretenden mantener, basada en el miedo y la falta de libertad de las grandes mayorías, que son explotadas con su consentimiento en beneficio de las numerosas Sectas que conforman el gobierno de la Gran Secta, cargada desde hace siglos, de mezquinos intereses basados en el egoísmo y la codicia.


POR ISAAC FERNÁNDEZ DE LA VILLA.

martes, 19 de octubre de 2010

Entre instantáneas hoy palabras.

Perdidos entre algunos de los pasajes de la historia.

Hoy nos adentramos en la época griega sobre territorio turco, nos vamos derechos a la ciudad de Kusadasi hasta su enclave histórico en Efeso.

Ahora son palabras.

Espero y deseo que ahora sean tus pies los que algún día se posen juntos sobre el punto justo donde convergen los caminos entre la biblioteca de Celso y el gran teatro, será tu pulso quien acelere las emociones y se te escape del pecho la dicha porque ya no te cogen por dentro las intenciones de querer compartir y repartir con tus brazos los entrañables abrazos a manos llenas, e implícitos con ellos te desbordaras entera de amor hacia todos porque así lo deseas.

Y llena de gozo habrás de respirar un instante insólito, el reencuentro con otro fragmento de una de las cunas de nuestros orígenes, incluso cabe la remota posibilidad de que uno de tus antepasados fuese alguno de los espectadores de entre aquellos 24000 que sentados a la falda de un escenario acudían a disfrutar de una modesta danza.
Son ellos quienes forjaron una decima de nuestro futuro sobre los incunables pergaminos adscritos a un solo propósito --acoged el testigo que os entregamos y preservad la libertad entre los pueblos de una forma justa y honesta como el único baluarte que merece la pena salvaguardar.

Son los griegos quienes nos reglaron una brizna de lo que somos hoy, es por convicción cuando afirmo y ratifico un pensamiento. A mi ya no me quedan dudas de que a su lado te sentirás como en tu refugio.

A veces sueño despierto cuando mis pies se hunden bajo el peso de la historia de fuera de los libros, son los restos de vestigios como una realidad latente y presente frente a mi esturreada sobre una circunferencia que me golpea la percepción de todos los sentidos hasta el instante preciso, es entonces cuando siempre me sonrío y se me escapa la ilusión de unos labios hacia la búsqueda y captura de una quimera, es aquí cuando se me acerca el aborigen del instinto y el anhelo de otra utopía a la que me apreto bien acurrucado en posición fetal para que en su huida discurra lento el adiós hasta que solo quedan los sabrosos recuerdos como el de ahora a donde siempre se me vuelca en la memoria la misma frase como si fuese una amante que nunca te abandona, te acompaña imperturbable y estática hasta que nos volvemos a escapar por el mundo, pero continua se repite la escena y nos volvemos a amar en un mismo mar de palabras oblicuas a sabor jazmín.

Se alza una ilusión desde mi garganta hasta tu sonrisa. Sea pues que en épocas venideras este día le habrá de llegar a nuestra civilización, tal vez será dentro de diez siglos cuando otros entren a las bibliotecas y los teatros, pero aunque no alcanzo a vislumbrar con cuanto orgullo nos palpitarían los corazones contra los pechos si nuestros primogénitos hallasen un puñado de manuscritos como los consiguientes pergaminos, si me honra pensar en estas horas lo hermoso que sería obsequiar con igual propósito en forma y contenido como atuendo del buen aspecto de salud que tendría el arca de la nueva herencia.
No se me ocurre mejor observatorio donde esperar, aun con mis huesos indeformes adheridos por debajo del subsuelo, quisiera ser capaz de expirar en un último aliento el final de una visión que se crece en cada invierno que mengua mi carne.

Entre vestigios ser cenizas arriba en los altares, polvo en los límites de todos los cruces de caminos sujetado al hilo de los vientos de mareas provenientes desde un mediterráneo hasta estar bien adentrado en la costa del mar egeo. No anhelo ningún otro funeral, siempre libre sobre las olas en su ir y venir hasta toda la eternidad.

Iñaki Rd.

Introducción.
Paisajes y vestigios históricos de la costa turca del Egeo

En tiempos de los griegos, la costa que se extiende a lo largo del mar Egeo —y a la que llegaron hacia el año 1000 a.C.— era conocida como Jonia, actualmente dominio turco. Esta franja de territorio, bañada por aguas traslúcidas, está sembrada de ruinas de la antigüedad, en un paisaje en el que los pinos alcanzan el mar y donde las gentes siempre son amables y hospitalarias. Éfeso fue uno de los enclaves más importantes del Mediterráneo oriental, hasta que en el siglo VI su puerto y la ciudad cayeron en el más absoluto abandono. Entre las ruinas que se pueden contemplar destaca la Biblioteca de Celso, que contaba con 14.000 pergaminos, y el gran teatro, con capacidad para 24.000 espectadores. Desde Kusadasi, en el sur de Éfeso, parten cruceros que llevan a la isla griega de Samos, patria del famoso matemático Pitágoras, que nació en la isla en el año 580 a.C. Más al sur se encuentran las antiguas ciudades griegas Priene, Mileto y Dídima. Mileto fue también una de las colonias griegas más importantes —además de cuna de la filosofía— y alberga una de las joyas del arte seylúcida, la mezquita de Ilyas Bey, construida a principios del siglo XV. En la ciudad de Dídima se encuentra una de las maravillas de Turquía, el templo de Apolo (siglo VII a.C.), en el que una imponente cabeza de Medusa daba la bienvenida al visitante que se dirigía al oráculo. Otra parada recomendable es la antigua ciudad de Halicarnaso —actualmente la bulliciosa Bodrum—, en la que destaca el imponente mausoleo (355 a.C.), que fue considerado una de las Siete Maravillas de la Antigüedad pero del que apenas quedan restos.

Fuente de donde se ha recogido la información “Paisajes y vestigios históricos de la costa turca del Egeo”

A Bodrum desde luego que también me llego en algún amanecer de cualquier día de estos.

Adelante. Pasa y acomódate.

Sala de fotografía de MS sobre los siguientes cinco entradas en sin palabras.

Ahora son instantáneas.

Una pequeña concesión. Al clicar una vez sobre las imágenes será otra la percepción de los matices, pero si aun no te has cansado de ver tanta piedra tirada --como en una ocasión me comento un buen hombre al que le tengo bastante aprecio porque fue allí donde le conocí, digamos que califico el inicio de su visita a este recinto como prescindible, aunque según avanzábamos menguaban sus palabras y aumentaba su admiración hacia este enclave histórico-- Es decir y para volver al hilo de lo que aquí se habla, si vuelves a clicar por segunda vez sobre las imágenes reaparecen los detalles que se quedan ocultos, aunque no voy a caer en la exageración de decir que es como si estuvieras allí, eso es harina de otro costado, pero es lo más cerca que os podemos dejar en este viaje virtual.

MS.

miércoles, 6 de octubre de 2010

EL EGO.


La mejor definición de lo que somos que logré descubrir, definía a nuestra alma como un espíritu encarnado… Y es aquí donde entra el Ego, pues el espíritu que somos estaría libre de condicionamientos humanos, y cuando se une a la materia, se crearía el alma, que ya contempla contaminación por materia aunque sea sutil, en cuanto a su calificación en cuerpos sutiles como el etérico u otros de los 7 que nos adjudican incluido el corporal, que normalmente consideramos que somos, aunque sea como el que tiene un coche y lo conduce sin ser él, el coche, pero cuando conduce, ha de hacerlo con el cuidado de las dimensiones del coche para no ir chocando por ahí…
El Ego es una herramienta para la individualización del espíritu global, por encima de nuestro espíritu personal, pues sería lo que le da la peculiaridad, o aparente individualidad a cada ser encarnado, independientemente de su avance espiritual… Sería absurdo y aburrido que todo aquél que llegue a ser iluminado, o que actuase desde su espíritu o alma evolucionada, actuase de la misma forma terrenal, y haciendo lo mismo que los demás, serían robot similares a los que pretenden las sociedades que conocemos basadas en la materia… ¿Son todos los árboles iguales aunque todos sean árboles?...
Aquello que muchos llamamos Ego, y consideramos como algo negativo, no es más que la programación mental, el condicionamiento social y cultural que programo a nuestra peculiaridad que nos individualiza al manifestarnos con cuerpos físicos, en plural pues afecta nuestros cuerpos etéricos o sutiles…
Lo dañino que muchos consideran Ego, es sólo su programación, ¿es una computadora u ordenador algo malo o bueno?...
Se trata de la programación realizada en su sistema operativo que la hace funcionar, la que la califica por sus actos y análisis… Así el Ego en forma básica, sería como el sistema operativo peculiar de cada computadora u ordenador, y el Ego Condicionado o programado, es la especialización o personalización de nuestro ordenador…
La otra cuestión importante está en: ¿Es posible que nuestro ordenador, o nuestro Ego, actúe en forma por completo diferente a la que concebimos normalmente?... Aquí es donde entramos en lo místico, pues muchos son los que afirman que disolviendo la programación del Ego, éste es capaz de servir en forma distinta; dejan de trabajar bajo una programación que se basa en pasado y futuro, para participar de de una transmisión inteligente de características especiales que se basa en el AHORA, en el Aquí y Ahora, que tanto indican muchas filosofías espirituales… Síendo esto como si pusiéramos a nuestro ordenador en conexión remota con nuestro yo real, con nuestro Maestro interno, que no está sujeto a tiempo alguno… Lo cual sería una evolución de nuestro potencial humano, poco analizado por las sociedades que conocemos y nos educan, por sus tendencias a crear borregos serviles más que seres evolucionados inteligentes, pero muchos ya contemplamos tal posibilidad como realidad, y otros ya la dejaron plasmadas en la historia como destino al que cada cual deberíamos llegar más tarde o más temprano.

Isaac Fernández de la Villa.

lunes, 4 de octubre de 2010

EL DESAPEGO Y SUS CONFLICTOS NECESARIOS.


El desapego, en lo espiritual en cuanto al proceso de liberación de la materia, no se trata como puede parecer por las historias de iluminados que dejaron todo atrás, incluida familias y pertenencias, de algo que requiere fuerza de voluntad para llevarlo a cabo… No es sacrificio, el sacrificio en estos casos, para la persona que realiza el acto llamado “el gran desapego”, sería seguir poseyendo cosas y personas, seguir atado a cadenas emocionales y sosteniendo las preocupaciones de mantener las cosas que se poseen, que sufren de desgastes y pérdidas, lo cual provoca sufrimientos que para le persona que llegó a este punto, se hacen insufribles.
El gran desapego es realizado sin apenas darnos cuenta, porque existe una presión que nos empuja más allá de la comprensión mundana, es nuestra alma tirando de nosotros, es la infelicidad de cada día mientras no le hagamos caso, y así, o descendemos a las miserias de la perdición humana para intentar no sentir tal presión, o no nos queda más remedio que dar el gran paso… Paso que si es el momento adecuado, no será saltar al vacío como podrá parecerles a quienes no lograron llegar a tal punto ni comprender lo que nosotros, pues a nuestro lado, en la invisibilidad de la energía consciente, tenemos nuestros guías y Maestro, esta vez con M mayúsculas, que incluso pueden habernos dejado solos para ya no depender de ellos sino del Maestro interno, el que tanto tiempo nos estuvo presionando con dolor y sufrimiento hacia el lugar donde nos encontramos… Claro está que aparentemente no todos estamos preparados para el gran desapego de un día a otro, pero ciertamente de un momento a otro algo puede suceder y toda nuestra vida cambia de rumbo, así que no creamos que el gran desapego es algo propio de místicos eruditos en conocimientos ancestrales… Todos realizamos desapegos en innumerables ocasiones, cuando el trabajo se volvió insoportable y lo dejamos aún sabiendo que quizá no tengamos otro pronto, cuando la convivencia familiar se torció hacia una constante angustia insufrible, cuando los padres se pasaron de protectores y sentimos la prisión que nos procuraron, etc… Así que olvídense de que los caminos y pasos espirituales son algo lejano propios de ermitaños. Esos tiempos ya pasaron… EL DESAPEGO ESTÁ A LA VUELTA DE LA ESQUINA… quizá el gran desapego parezca estár más lejos, pero para quien de pronto, a la vuelta de la esquina encontró el desapego de la mundaneidad para elegir el apego a sendero espiritual, el gran desapego podrá llegar en cualquier momento… Dependerá de nuestra disposición a dejarnos llevar por la vida, la verdadera Vida, no esa que consideramos como vida cada día, cuando en realidad estamos llamando vida a la muerte de las cosas.




Isaac Fenández de la Villa.

Certamen literario para autores con blog.

Hoy los autores os podéis vestir nuevamente de gala para acudir a un nuevo certamen “Un cuento en mi blog” impulsado y patrocinado por Zona Literatura. Un espacio web realmente impresionante con un diseño de portada limpio y sencillo que nos asalta nítido sobre un escenario donde a simple vista podremos encontrar un contenido capaz de provocar envidias y rencores.
Y Por si quieres descubrir otra forma de entender la literatura déjate seducir en
http://zonaliteratura.com.ar/

Nota informativa: Hay que tener en cuenta ciertos requisitos que son importantes, y por destacar el que más: se ha de ser administrador de un blog o de alguna plataforma y demás….
Debéis consultar atentamente las bases antes de adentraros en esta nueva forma de promocionar y divulgar las letras.
http://zonaliteratura.com.ar/?page_id=895

Pero ojo al dato, no creáis que lo tendréis tan fácil porque a fecha de hoy se exhibe un cartel de autores que no son cualquier cosa.
Aquí os dejamos un vivo ejemplo con uno de los relatos de uno de los autores participantes del concurso Un cuento en mi blog.
Y como no podría ser de otra manera, volvéis a ejercer de críticos y por lo tanto os toca entregar un veredicto como jurado, pero que aquí no hay acusaciones ni acusados jajaja digamos que sois vosotros quienes eleváis la cultura con vuestros votos.

Adelante. Pasad y acomodaos.
Os dejamos con un cuento de Silvana Rimbau

La Silenciosa Venganza

La grave y pausada voz de Daniel –maestro de ceremonias de la congregación “La Única Verdad”- reverberó en el recinto. Sobre el escenario sus brazos se movían con vigor, al ritmo de cada pensamiento que aclaraba en su mente; hilando cada frase para que al salir de su boca surtiera el efecto deseado: conmoción y devoción. Él era un farsante como muchos, pero aún se aferraba a la imperiosa necesidad de vanagloria y fanatismo que su lastimero ego le exigía… y no pensaba claudicar hasta que la realidad, los insultos en la calle y las sillas vacías frente a su escenario se lo indicaran. Y cuando eso sucediera, haría las valijas y se instalaría en la próxima ciudad; así lo había hecho siempre y así continuaría hasta el fin de su vida.
Al llegar al final del discurso, sus labios finos enfatizaron las últimas palabras hasta convertirlas en una explosión de sabiduría.
-Somos materia y energía, carne y espíritu, racionalidad e irracionalidad… estamos dentro y fuera, somos contenedores de vida y contenidos por ella. Somos todo!.
Bajo las pesadas luces y sentadas en incómodas sillas de plástico, treinta personas –de labios apretados, rostro tenso y cuerpo contraído- asintieron en silencio con un casi imperceptible movimiento de cabeza. Todos aceptaban la palabra del aquel delgado personaje de ojos oscuros, que hacía un año atrás había arribado a la ciudad y comprado el corazón y fidelidad unas pocas almas con exageradas prédicas de espiritualismo. Daniel cerró los ojos y pensó que en los últimos meses, muchos de sus pupilos habían abandonado las reuniones, y los que continuaban asistiendo ya no clamaban con tanto vigor sus discursos.
La ceremonia había llegado a su fin y viendo que ninguno de los presentes se movía del lugar –y ya demasiado cansado luego de hablar durante dos horas- concluyó:
-Muy bien amigos de la verdad, es todo por hoy. Les dejo un último pensamiento para valorar en la privacidad de sus hogares: cuando escuchen el verdadero sonido del silencio, conocerán la verdad”. Buenas noches y hasta la semana entrante!.
Dicho esto, se inclinó en una reverencia hacia su público y se retiró rápidamente hacia su “oficina”. Luego de los aplausos todos los presentes se pusieron de pie lentamente, se saludaron con cariño y abandonaron el lugar.
Margarita permaneció sentada en su lugar con las manos entrelazadas sobre su regazo y la cabeza gacha, escuchando los últimos ecos de pasos y murmullos salientes. Cuando las puertas se cerraron se puso de pie y avanzó hacia el escenario. Su pesado cuerpo y su ya avanzada edad no le permitían moverse con rapidez, pero debía alcanzar a Daniel antes de que se marchara, puesto que necesitaba hablarle con suma urgencia. No le costó demasiado encontrar el corredor que desembocaba en la oficina. Ella conocía muy bien ese edificio, porque había pertenecido a su difunto esposo, quien dos meses antes de morir lo había rentado; y ahora, luego de la ejecución del testamento ella era la propietaria.
El corredor se le antojó demasiado oscuro y angosto y por un momento temió que Daniel se hubiera retirado ya. Llegó a la puerta y conteniendo la angustia que apretaba su pecho, golpeó con suavidad. Unos instantes mas tarde “su guía espiritual” abrió la puerta y con un dejo de impaciencia en su rostro, le preguntó que necesitaba.
-Daniel, siento molestarlo, pero necesito hablar con usted… es importante…
-No se preocupe Margarita, estoy aquí para ayudar. Pase y tome asiento.
La oficina, aunque pequeña y con poco mobiliario, era por demás acogedora. Las paredes color canela le daban la calidez apropiada para “iluminar” a alguien que debía encaminar a sus pupilos hacia la verdad y la auto-superación espiritual. Margarita tomó asiento y esperó que Daniel hiciera lo mismo.
-Margarita, dime en que puedo ayudarte.
Margarita cerró los ojos por un segundo, el tiempo necesario para ordenar sus ideas.
-Bien… realmente me apena mucho todo esto y no sé como expresarlo…
Daniel la miró fijamente y le tomó las manos en un claro gesto de cariño. Margarita respiró hondo y vio en los oscuros ojos de Daniel, una extraña profundidad, como si el abismo residiera allí; una abismo expectante y cálido, plagado de brazos en los cuales reposar eternamente. Sin embargo, en lugar de contraerse y asustarse, dejó salir junto con su voz, el alma entera.
-Usted sabe muy bien que desde que llegó a esta ciudad, he encontrado por fin el camino hacia una vida mejor, más enfocada y libre de pesares…
-Si, Margarita, lo sé… y me alegra saber que he podido ser de utilidad.
-Bien… el punto es que desde que mi esposo falleció, me han estado pasando cosas muy extrañas, cosas que a nadie he contado.
Daniel contuvo la respiración, ya que temía que estando muy cerca de la finalización del contrato de renta, la mujer quisiera recuperar el control de la propiedad.
-Margarita, no logro comprenderla… si pudiera explicarse mejor…
-Si… eso es lo justo. Cada noche, cuando estoy quedándome dormida comienzo a escuchar voces, murmullos. Sé como suena esto, pero no estoy loca y no son parte de ningún sueño… como le dije antes, siento que sus reuniones y “sermones” me han hecho dejar atrás los dolores y pesares de toda una vida… pero esto es diferente. He asimilado la partida de mi esposo con mucha entereza, ya que luego de verlo sufrir por dos años una enfermedad terminal, no podía ser egoísta y pretender que continuara en esas condiciones a mi lado. El día que falleció derramé todas las lágrimas que me quedaban, pero la paz se instaló en mi conciencia. Eso era lo mejor…
Daniel sintió que el abismo se abría bajo sus pies y las sombras arañaban sus piernas, rasgando la carne y derramando la sangre para alimentar a las bestias anidadas en la oscuridad. Cuando habló notó que su voz temblaba.
-Jamás osaría pensar que ha perdido la razón. Usted conoce muy bien mis conceptos sobre la vida más allá de la vida… pero, continúe, cuénteme más.
-… las voces… bueno, todas hablan al mismo tiempo, pero en diferentes tonos y jamás puedo comprender muy bien lo que dicen, sólo algunas palabras sueltas; y son hombres, mujeres, niños… y… hay otra voz, grave y áspera a la vez que cuando habla, las demás se pierden… como si bajaran el volumen, rindiéndole honor… esa voz siempre me dice lo mismo: “cuando escuches el verdadero sonido del silencio, conocerás la verdad”. Puede creerlo?. Exactamente lo mismo que usted dijo esta noche!.
-… Margarita, muchas veces me explayé en relación a este tema. Mire, cuando entramos en el umbral que separa el mundo consciente del onírico, nos encontramos en una especie de brecha en la cual podemos conectarnos con personas que han pasado al otro mundo. La voz grave que le dice lo que yo acabo de decir esta noche, seguramente es su “padre astral”, poniéndose en contacto directo con usted y guiándola como yo lo estoy haciendo desde que nos conocemos… No es nada malo y…
-Si, si… lo sé. Lo que sucede es que no creo que sea mi “padre astral”. No. Verá, durante toda la reunión de esta noche, no pude escuchar ni una sola palabra de lo que usted dijo… solo la frase final.
Daniel se echó hacia atrás y abrió los ojos desmesuradamente y sus finos labios dibujaron un deformado rictus de estupefacción e incredulidad. Y aunque era conciente de la farsa de su congregación, muy adentro se sintió ofendido y soltó las manos de Margarita… esas tibias manos que hasta ese momento contenía entre las suyas para transmitir confianza.
-Cómo?!!!.
-Por favor, Daniel no me malinterprete… no es lo que cree. Por primera vez desde que esto comenzó, pude escuchar a las voces aquí. Cuando usted apareció en el escenario, las voces comenzaron a hablarme todas juntas como siempre. Sólo que esta vez parecían enfadadas, llenas de ira y desesperación… como si quisieran darme a entender algo. Pero no podía, el murmullo era ensordecedor, macabro… mentalmente, les decía que no podía comprender lo que necesitaban hacerme saber; que así era imposible para mi. Entonces algo maravilloso sucedió. Las pude ver.
-Eh?… Qué…?. Qué pudo ver?. Margarita, qué vio?!!!.
-Vi a todas las personas que me han estado hablando todo este tiempo; cientos de personas… en el escenario junto a usted, rodeándolo, mirándolo, tocándolo. Y justo cuando creí que ellos estaban allí, testimoniando las grandes verdades que usted predica, reparé en sus rostros; rostros de dolor, venganza, odio, desazón, soledad y desolación… y allí, en esa marea de cuerpos inexistentes, mi esposo apareció y descubrí que la voz grave y áspera era la suya. Y en ese momento lo comprendí; mi esposo desde la muerte, me hizo comprender que usted ha hecho mucho daño a las personas, las ha embaucado a costa de los pesares, del dolor y la soledad… ellos son el verdadero sonido del silencio. y usted, Daniel, debe pagar!. Ellos vienen por usted!.
En ese momento, un murmullo ensordecedor los envolvió y desde los rincones más alejados de la habitación emergió la oscuridad. Margarita suspiró complacida, se puso de pie y abandonó la habitación, dejando a Daniel, el “guía espiritual” de la congregación tieso, pálido y a la espera de su condena.

ESTE CUENTO PARTICIPA DEL CONCURSO “UN CUENTO EN MI BLOG”. Si te gusta, vota “pulgar arriba”; si no, puedes no votar o hacerlo “pulgar abajo” (si es que realmente te desagrada). Recuerda que tu voto es válido sólo si lo haces por alguna de esas dos alternativas, no considerándose a los fines del concurso las calificaciones con estrellas (con las que puedes calificar también, si te parece, así como comentar). Recuerda también que puedes votar este cuento una sola vez, pero que puedes votar en la cantidad de cuentos que quieras. Estás invitad@ a seguir leyendo los textos participantes en el concurso desde el botón derecho del menú superior. Gracias!

ZonaLiteratura.com.ar convoca a su primer concurso de cuentos para usuari@s de blogs, denominado “Un cuento en mi blog”
Fuente de donde se ha recogido la siguiente información “Zona literatura”
http://zonaliteratura.com.ar/

jueves, 30 de septiembre de 2010

LA SIGUIENTE REVOLUCIÓN FRANSESA SERÁ EN TODAS PARTES, PORQUE SERÁ MUNDIAL.



En esta ocasión, tras la huelga general en el país que me vió nacer y partir porque no soportaba en qué se estaba convirtiendo, no podía dejar pasar compartir con ustedes este artículo que encontré por ahí:

¿Puede ser el 2% de la población un “peligro” para el Sistema?

¿Y si ese 2% son jóvenes de 25 a 34 años super preparados académicamente, que recuperan pueblos semiabandonados, salvan y aumentan las escuelas, crean empresas pensando más en el interés social y menos en los beneficios, hacen apología de una vida más simple y natural y enseñan técnicas subversivas como colapsar los futuros robots anti P2P o segar un campo de cultivos transgénicos?

Esos revolucionarios son el nuevo movimiento neorrural francés que preocupa a Sarkozy, y con toda la razón, porque son la semilla de un imparable movimiento mundial que demuestra día a día que otro mundo es posible, es AHORA e implica cargarse muchas estructuras del viejo paradigma.

Estos son los hechos y la radiografía de los rebeldes franceses:
Extractos literales del artículo al respecto del periódico Público:

En una Francia en plena revolución conservadora, existe una red de pueblos y zonas rurales donde jóvenes procedentes de las grandes ciudades, en su mayoría superdiplomados y eficaces, han decidido que otra vida es posible.
Se retiran del mercado de trabajo, salen del consumismo, crean asociaciones y cooperativas que les sirven de paraguas frente a la Policía o el fisco y, así, restauran servicios por vía autogestionaria. Al hacerlo, se ganan la simpatía de los abuelos abandonados en aldeas dejadas de la mano del Estado…
La llegada de jóvenes alter-globalistas con proyectos profesionales solidarios y con niños les han dado una nueva vida.

Sólo 300 vecinos, pero también cuatro asociaciones culturales que crean desde óperas contemporáneas hasta libros incunables de materiales biológicos. Sólo 300 almas, pero también varias empresas de lo que se llama, en Francia, desde finales de los años noventa “el tercer sector”: sociedades formalmente privadas, pero que no buscan generar dividendos sino crear plusvalía social.

Según un documentado estudio del instituto IPSOS, estos neorrurales jóvenes, de entre 25 y 34 años de edad, representaban en 2003 algo más de un millón de personas; esto es, en torno al 2% de la población adulta del país. Una gota de agua numéricamente, pero una gota muy activa e inquieta.

Más señales de rebeldía: en uno de esos pueblos, se esconde una asamblea de hackers preparando el sistema que va a colapsar técnicamente los futuros robots anti P2P, previstos por la ley Creación e Internet de Sarkozy. En otro, 20 personas participaron en un intenso cursillo de 48 horas para aprender las técnicas de desobediencia civil y de resistencia activa, con el objetivo de saber algún día plantar cara a un capitalista, segar un campo de cultivos transgénicos o interrumpir la construcción de una autopista.

La información sobre este movimiento también explica que ya ha habido varias redadas en Francia acusándoles de terroristas aunque los jueces han dejado en libertad a todos los jóvenes acusados y que su ideología es de izquierdas a diferencia del voto clásico a la derecha en la Francia rural.

Y a pesar de que quieran hacer hincapié en sus acciones subversivas y “peligrosas” en un intento de desprestigiarlos y evitar que se les unan miles de ciudadanos asqueados del tipo de vida actual del “15 días en agosto“, lo cierto es que la mayoría de los neorrurales buscan una vida tranquila, consciente y con sentido.
Y eso es la verdadera revolución.

Mucho cuidado con los que nos “echamos al monte”, los que trabajan para salir del capitalismo, los que construyen ecoaldeas o los que buscan alternativas dentro de las ciudades como cooperativas de consumidores, redes de intercambio y truque, banca ética, potenciar los productos de los agricultores locales, etc. porque todos los tsunamis empiezan con una pequeña olita en medio del océano.
2% en Francia, una cifra en aumento en España, … ¿qué ocurrirá cuando la ola llegue a la orilla?
Tic, tac, tic, tac…

Obtenido de http://www.elblogalternativo.com/2009/09/24/francia-se-llena-de-neorurales-y-rebeldes/

¿Se estarán despertando ya los Miuras ibéricos?...

Isaac Fernández de la Villa.

miércoles, 29 de septiembre de 2010

A todos los anónimos en un 29 de septiembre.

Señor/a … digamos anónimo/a pues no me puedo dirigir a usted con otro nombre ya que se queda amparado bajo este vocablo, y que, aunque está en su pleno derecho de hacerlo, y en mi opinión contestar anónimos es como no hablar con nadie, pero en una ocasión como esta romperé mi norma y como excepción, le contestare.

Por comenzar le diré que respeto su parecer aunque para nado lo comparto, según entiendo, usted ha debido de padecer algún tipo de frustración personal de cierta envergadura con los sindicatos y supongo que por eso arremete con tanto ahínco sobre ellos, pero no espere que yo haga de juez y verdugo porque hay quien no sabe ver más allá de sus ojos. Si es verdad que en líneas generales los sindicatos son los convocantes de la huelga en un 90 por ciento en cuanto a que tienen presencia en casi todos los centros de trabajo, pero no nos equivoquemos, o mejor dicho, no se equivoque usted, una cosa es ser convocante y otra muy distinta es el porqué y contra quien nos encaramos, el asunto es muy sencillo, no es bueno para nadie la rebaja de derechos sean del tipo que sean y aun más si son fundamentales y lo que no quiera para usted, no lo quiera para sus hijos, hermanos, amigos, conocidos, familiares … en fin lo dejamos aquí, la lista sería interminable. Aquí hemos venido a decir basta a una patraña de reforma laboral que de baja es que se hunde bajo nuestros pies y a nosotros con ella, aquí no estamos contra los sindicatos, ni tan siquiera contra las presiones sociales, aquí no estamos contra nadie en particular, ni tan siquiera contra un gobierno de izquierdas al que le está tocando hacer el trabajo sucio en tiempos de una crisis sin precedentes que comenzó con el caso Madoc en estados Unidos con la venta de acciones contaminadas, aunque también es verdad que si las arcas estatales están quedándose vacías tampoco es plan de romper la última frontera que queda entre la patronal y el obrero, no, eso nunca, se puede hacer mucho mejor. Si cada uno de los agentes sociales sabe ocupar su lugar según se dé el caso, sea en la mesa de negociaciones en los convenios colectivos, en la calle, en la Moncloa, en los centros de trabajo, en los despachos … todo sería más fácil, pero romper la última frontera y aceptar tales rebajas de unos derechos que nos amparan mejor o peor, es un suicidio colectivo para las clases más desfavorecidas. Sobre mi mensaje lo deje muy claro, aunque tengo ciertas dudas de que usted, señor anónimo lo leyera entero, a fragmentos tal vez, o más bien de forma subliminar se le quedo grabado a fuego y sangre la palabra “sindicatos” cuando precisamente es de lo que menos se ha hablado en el escrito, incluso escogí un tipo de carta que nos habla desde un punto neutral en este sentido.

Tráigame argumentos contundentes, convénzame con ejemplos y realidades, desmónteme el chiringuito de verano que me he montado, arremeta con criterio contra los 16 puntos fundamentales, demuéstreme que la historia miente, dígame en que país nos encontramos cuando de sobras se sabía que una vez pasada la fiebre del bum inmobiliario era previsible que el paro fuera en aumento a marchas forzadas. El ladrillo es ladrillo, igual que el turismo es turismo, hay que innovar, hemos de tener un mercado de trabajo más cualificado en cuanto a empresas y a operarios, hemos de invertir en investigación, en IMD, podemos …. Hacer mucho más.

Puedo entender que la necesidad es necesidad como el miedo es miedo, ciertamente esto son motivos, estén o no estén justificados, podrán ser validos o no, pero aun tendría alguna razón para entenderle, y que conste que lo he intentado, que le vamos a hacer, ya lo dice el refrán, donde no hay no busques.

No vamos a negar que hay que hacer restructuraciones sociales, y entre ellas, ajustes en materia de leyes laborales, pero no de tal calibre y con tales aberraciones, esto no se lo cree nadie; aun quedan en nuestros países personas muy cualificadas y con muy buenas ideas que precisamente no son antisociales, todo lo contrario, son precursoras de empelo y generan riqueza sin tener que sesgar derechos. Pero como todo tiene un principio, es necesario que se les dé la oportunidad de demostrar su valía.

Sepa usted que acepto de buen grado sus pataletas, sus excusas y ese “Por cojones” que más bien parece una chulería tal como está expresado, aunque prefiero pensar --otorgándole el derecho de la duda— que lo dice en un sentido literal como expresando: No me queda otra opción porque esto no tiene solución, y puestos a perder, no quiero perder también el salario, puestos a perder la dignidad, los euros alimentan mi estomago por unos días, mi dignidad para que la quiero si no la puedo usar.

Sepa usted que acepto de buen grado sus equivocados lloriqueos aunque no los comparto.

Considérese en su casa, y ciertamente he de reconocer que ha sido bastante educado en sus formas, se lo agradezco.

Para lo que necesite Señor/a anónimo/a ya sabe donde encontrarme, aquí le espero.

Posdata.

A 29 de septiembre de 2010 a las tres de la madrugada en la hora de hacer el relevo. Hoy tan solo quiero ver las caras de quienes dicen ser mis compañeros a los que por supuesto respeto, pero con los que no he de compartir desde hoy la misma palabra, trabajamos juntos bajo el mismo techo, eso sí, a vosotros en la base de cotización de la seguridad social os cotizaran un 29 de septiembre de 2010 por lo cual los sueldos de jubilación serán superiores, eso no, desde el mismo 30 de septiembre dejamos de ser compañeros, seremos desconocidos que se cruzan poco más que un saludo pero que nada más comparten ¿merece la pena?

Atentamente.
Iñaki Rd.

¡Un Homenaje a la Poesía!